El español Pablo Carmena es el primer concluyente de los tres programas de Kumon en Europa y África

ene 2021
. «Hice dos programas y, al ver que solo quedaba el de inglés, me dije:
. «Hice dos programas y, al ver que solo quedaba el de inglés, me dije: "¿Por qué no?". Fue un reto que me propuse y conseguí», nos cuenta Pablo.

Pablo Carmena ha marcado un hito en la historia de Kumon al convertirse en el primer concluyente de los tres programas del método Kumon en Europa y África. Pablo empezó Kumon Matemáticas con tres años y lo concluyó en sexto de primaria; al año siguiente finalizó Kumon Lectura. Actualmente, está en tercero de ESO y ha concluido Kumon English durante el confinamiento.


«Kumon me ha enseñado que puedo conseguir todo lo que me proponga»

Uno de los momentos más emocionantes para Pablo fue recibir el mensaje de su orientadora informándole de que se había convertido en el primer alumno de Kumon en Europa y África que finalizaba tres programas.

Estos 9 años en Kumon le han enseñado a disfrutar de los retos. «Hice dos programas y, al ver que solo quedaba el de inglés, me dije: "¿Por qué no?". Fue un reto que me propuse y conseguí», nos cuenta Pablo.

El programa que más ha disfrutado es Kumon Matemáticas. «Fue el más divertido porque me ha planteado muchos desafíos; aunque ha sido el más difícil, es el que más me ha gustado», añade con una sonrisa.

«Kumon Matemáticas me ha dado más facilidad para comprender la materia e incrementar mi velocidad de cálculo mental. Con Kumon Lectura y Kumon English he aprendido a comprender un texto en su totalidad y a poder sustentar una crítica tanto en inglés como en castellano», nos dice.

Pablo está convencido de que gracias a Kumon es una persona proactiva y curiosa con ganas de aprender y puntualiza el motivo de ello: «Kumon me ha enseñado que puedo conseguir todo lo que me proponga».


El tiempo invertido en cada cuadernillo es importante para valorar el progreso

«De pequeño, durante unas vacaciones en Francia, recuerdo haber terminado el cuadernillo del día en 40 segundos», nos cuenta orgulloso. Para Pablo, el tiempo invertido en cada cuadernillo es un indicador del progreso porque con la práctica diaria se tarda cada vez menos y se avanza cada vez más.

Aunque la práctica hace al maestro, Pablo también ha vivido momentos de frustración cuando debía repetir un cuadernillo, disminuía la velocidad al resolver un ejercicio o no conseguía lograr un reto en el tiempo que se había propuesto, pero nunca se rindió, simplemente continuó hasta superar esos momentos.


«Es un alumno completo y feliz»

«Pablo es capaz de trabajar con parábolas e hipérbolas mediante el cálculo de lugares geométricos y resolver ecuaciones diferenciales; puede comprender conceptos y contenidos matemáticos asociados a primero de carrera universitaria, y además es un gran lector capaz de comprender de forma crítica cualquier tipo de texto, no solo en castellano, sino también textos originales en inglés», nos dice Julia Cabetas, directora del centro Kumon Toledo - Buenavista.

Para ella, trabajar con Pablo «ha sido todo un regalo» porque «es un alumno completo y feliz capaz de disfrutar tanto con un cuadernillo del nivel O como de una fiesta de cumpleaños con sus amigos».

Pablo disfruta aprendiendo tanto como disfruta de su tiempo de ocio: le encanta el fútbol, viajar, ir al cine y ver series con su familia; le gustan las ciencias, y le ha encantado leer en inglés la biografía de Leonardo Da Vinci para ver cómo era la ciencia en aquella época. Le gustan las matemáticas, la física y la química, pero intuye que son las matemáticas las que más le van a ayudar en el futuro porque, aunque aún no ha decidido qué quiere ser de mayor, está seguro de que estudiará una carrera de ciencias.


La disciplina es el secreto del éxito

Desde pequeño, Pablo ha mantenido rigurosamente sus rutinas de estudio. «Cuando llegaba del colegio, primero hacía Kumon y luego las materias escolares; si me atascaba en algún cuadernillo de Kumon, empezaba por los deberes del cole y lo volvía a intentar», nos dice.

A la disciplina con la que Pablo ha enfrentado sus retos debemos sumar el apoyo absoluto de sus padres y de su orientadora, que no dejaron de motivarlo y orientarlo para desarrollar al máximo su capacidad de aprendizaje a través de los tres programas.

Pablo finaliza esta entrevista dando un consejo a los futuros alumnos de Kumon: «Que no se rindan, los obstáculos se superan con esfuerzo y motivación».


Si quieres que tu hijo, como Pablo, aprenda a desarrollar su potencial de aprendizaje y cuente con las herramientas necesarias para superar sus retos, no dudes en contactar con tu centro Kumon más cercano. ¡Aprovecha ahora nuestra promoción de matrícula gratis!