El método Kumon

El método Kumon está pensado para ayudar a niños de cualquier capacidad a progresar hasta desarrollar al máximo su potencial y su entusiasmo por aprender. A través de hojas de estudio y con la ayuda del orientador, los alumnos trabajan al nivel más adecuado para desarrollar su capacidad y adquirir soltura con pasos pequeños y asumibles. Los alumnos pasan al siguiente nivel de las hojas de estudio solo cuando se sienten cómodos con su tarea actual. Así consolidamos sus bases de aprendizaje y la confianza en su propia capacidad.

Nuestros programas están diseñados para ayudar a los alumnos a pensar por sí mismos y a desarrollar su capacidad para resolver ejercicios intentando hallar las respuestas de forma autónoma. Para ello, se ayudan de los ejemplos que incluyen las hojas de estudio del método Kumon. Los orientadores observan a los alumnos y, con paciencia y discernimiento, los ayudan solo cuando es necesario de modo que desarrollen su capacidad para aprender por sí mismos. Nuestros programas, siempre basados en hojas de estudio, han ido evolucionando durante estos 60 años. Hemos aprendido de los alumnos cuál es la mejor forma de ayudarlos a triunfar, adquirir confianza y desarrollar sus habilidades para el aprendizaje autodidacta con el fin de que tengan un futuro brillante.
Orientación personalizada
Kumon es un método de aprendizaje personalizado que permite a cada alumno estudiar al nivel más adecuado para él, independientemente de su edad o curso escolar. Esto da a todos los niños la posibilidad de beneficiarse de Kumon, ya sea para afianzar conceptos básicos, afrontar retos más complicados o estudiar en un punto intermedio. Estudiar de forma continua en el nivel más adecuado permite al alumno avanzar a su propio ritmo y llegar a dominar conceptos que superan su nivel escolar.

El orientador determina el nivel al que debe trabajar cada alumno en función de su capacidad y de sus conocimientos. El alumno empieza en un nivel de Kumon en el que se siente cómodo para ayudarlo a adquirir confianza, concentración y un buen ritmo de trabajo antes de avanzar a un nivel superior. Resolver tareas del nivel adecuado permite al alumno mantenerse motivado y creer en su propia capacidad, por lo que desarrolla una actitud positiva ante el estudio.
Aprendizaje autodidacta
En los programas de Kumon se da una gran importancia al aprendizaje autónomo, por lo que se anima a los alumnos a descubrir cómo resolver los ejercicios por sí mismos. En Kumon, tenemos la convicción de que, al preparar a los alumnos para que aprendan de forma proactiva y desarrollen una gran capacidad académica, tendrán más posibilidades para alcanzar sus metas y aspiraciones a corto y largo plazo.

Al introducir conceptos nuevos, las hojas de estudio presentan ejemplos de respuesta que ayudan a los alumnos a deducir por sí mismos el procedimiento correcto y  a aplicarlo a otros ejercicios parecidos para familiarizarse cada vez más con ellos. Los orientadores no responden inmediatamente las preguntas de sus alumnos, sino que los orientan cuidadosamente para que detecten los puntos fundamentales de las preguntas y reflexionen sobre la información que se incluye en la hoja de estudio. En definitiva, los animan a resolver los ejercicios por sí mismos. Superar cada reto de forma autónoma genera en los alumnos una enorme sensación de satisfacción y un gran entusiasmo, por lo que se mantienen motivados para seguir aprendiendo.
Hojas de estudio paso a paso
Las hojas de estudio de Kumon están pensadas para conducir a los alumnos desde los ejercicios más sencillos hasta los más complejos con pasos muy pequeños, es decir, aumentando la dificultad de forma progresiva. Esto permite a cada alumno desarrollar sus habilidades gradualmente estudiando en el nivel adecuado y avanzando con fluidez en el programa. Aumentar la dificultad con pequeños pasos facilita que los alumnos logren resolver sus hojas de estudio de forma autónoma y mejorar sus habilidades para aprender por sí mismos.

Algunos alumnos tienen capacidad para asimilar los conceptos muy deprisa y avanzan al siguiente nivel una vez que han afianzado esos conocimientos y han mejorado en sus objetivos particulares. Aquellos que necesitan más tiempo para consolidar un tema concreto pueden estudiarlo a fondo hasta que lo dominen. Así se garantiza que el ritmo de aprendizaje es el adecuado para todos los alumnos, que adquieren una base sólida y que tienen una experiencia de aprendizaje positiva. Las hojas de estudio se revisan continuamente, pues aprendemos tanto de los alumnos como de los orientadores para hacer que nuestros programas sean cada vez más eficaces.
Orientador de Kumon
El orientador de Kumon se centra en desarrollar el potencial de cada niño. Presta especial atención a la capacidad académica de cada alumno, a su personalidad y a la forma en que estudia y resuelve los ejercicios de las hojas de estudio. Observa su forma de trabajar sin interrumpirlo para ver cómo afronta sus tareas y si está motivado y seguro al abordarlas. En función de lo que observa, el orientador plantea objetivos concretos a cada alumno y le da el apoyo necesario para asegurarse de que trabaja al nivel más adecuado.

Cuando el alumno se topa con ejercicios que no puede resolver, el orientador le hace preguntas para saber cuál es su nivel de comprensión y le da pistas y ejemplos para ayudarlo a resolver los ejercicios por sí mismo. El orientador de Kumon colabora estrechamente con las familias para ayudar a todos los niños a ser alumnos competentes y responsables en sus estudios. Valora los avances de cada alumno sin compararlo con los demás para que se sienta orgulloso y motivado.
 
Saber más acerca del método Kumon

[Enlace externo al sitio web del grupo Kumon]

¿Tienes alguna pregunta?

Elige el tema en el que te gustaría profundizar.

Nuestros alumnos

En Kumon, fomentamos la autonomía y la confianza de los alumnos, por lo que alcanzan el éxito tanto dentro como fuera de las aulas.

Desliza para ver más