Infantil

Kumon y la estimulación temprana

jul 2021
La estimulación temprana potencia las habilidades físicas, intelectuales y sociales durante la primera infancia.
La estimulación temprana potencia las habilidades físicas, intelectuales y sociales durante la primera infancia.

La estimulación temprana potencia las habilidades de los niños cuando aún son bebés y tienen mucha más plasticidad cerebral. Se trata de ayudar al desarrollo psicomotor y al desarrollo del lenguaje para mejorar también el desarrollo físico, intelectual y social, tal y como hacemos con nuestro método Kumon.

¿Pueden aprender con Kumon los niños de dos años?

Sí, la estimulación cognitiva y las actividades de estimulación con Kumon son posibles siempre que los niños hayan desarrollado cierta madurez y sean capaces de permanecer sentados en una silla y atender órdenes sencillas. Muchos niños de dos años son capaces de comer por sí mismos, por lo que también pueden aprender con Kumon, sin atosigarlos y permitiendo que sean ellos quienes marquen su ritmo de aprendizaje.

En Kumon estamos convencidos de que, cuanto antes se empiece a trabajar la estimulación cognitiva de los niños, antes desarrollarán herramientas como la concentración, el hábito de estudio, la confianza en uno mismo y la motivación para aprender, herramientas que los convertirán en verdaderos autodidactas, capaces de aprender todo lo que se propongan con un verdadero desarrollo integral.

Áreas de la estimulación temprana

Las actividades de estimulación temprana o estimulación precoz trabajan cuatro áreas del cerebro:

  • Desarrollo cognitivo: a través del pensamiento y la interacción con el mundo que lo rodea, el niño aprende a adaptarse a las diferentes situaciones.
     
  • Desarrollo psicomotriz: para que el niño tome contacto con el mundo, deberá moverse y desplazarse a través de él. Tocar, manipular y ejercitar la coordinación óculo-manual son actividades básicas para esta área.
     
  • Desarrollo del lenguaje: se encarga de las capacidades comprensivas, expresivas y gestuales. Es importante hablar y cantar a los bebés constantemente.
     
  • Desarrollo socioemocional: los niños han de sentirse queridos, lo que les dará seguridad en la vida. La creación de vínculos afectivos es indispensable para ello.


Los niveles de Kumon destinados a los niños pequeños ponen en relación las cuatro áreas en diferentes medidas. Por ejemplo, a través de la secuencia numérica de Kumon Matemáticas trabajarán la estimulación cognitiva y al trazar con el lápiz desarrollarán el área motriz. La relación de los programas Kumon Lectura y Kumon English con el área del lenguaje también son indiscutibles.

Ocho consejos para la estimulación temprana

Toma nota de estos consejos para promover la estimulación temprana de tu hijo:

  1. Respeta el tiempo de respuesta de tu hijo y evita la hiperestimulación. Elige un momento tranquilo para jugar juntos y evita los juegos cuando notes que está cansado, así como sobrecargarlo de tareas y de estímulos. 
     
  2. Jugar tiene que ser algo placentero para los dos.
     
  3. Elige objetos agradables al tacto, al oído, al paladar, y que sean seguros.
     
  4. Los juegos deben ir acompañados de canciones, palabras y sonrisas, y también de cariño y dulzura.
     
  5. Pon música mientras llevas a tu hijo en el coche o estáis en casa. Aquí tienes 200 canciones para estimular su aprendizaje de forma divertida.
     
  6. Enseña libros a tu hijo. Si es un bebé, usa libros de tela, de plástico, con olores y distintas texturas. También puedes optar por los libros desplegables.
     
  7. Cuéntale cuentos antes de dormir adecuándote a su nivel de comprensión. Aquí tienes 420 recomendaciones de lectura.
     
  8. Aprovecha el momento del baño para dar un masaje a tu hijo. Esta rutina puede servirte para ayudarlo a dormir.

 

Como siempre, los ejercicios de estimulación durante la etapa de educación infantil proporcionarán a tu hijo un espacio óptimo para trabajar las habilidades fundamentales para su desarrollo.

Los programas de matemáticas, lectura e inglés de Kumon permiten a los niños empezar a aprender a partir de los dos años y tienen en cuenta que el aprendizaje ha de ser motivador, una parte del juego, porque en definitiva el juego es el mejor aprendizaje para los más pequeños.

Aprovecha nuestra promoción de matrícula gratis ¡Contacta con tu centro Kumon más cercano!