Anna Olmos Castellvell

Sobre el centro

Promociones disponibles

El centro Kumon Sant Joan Despí - Torreblanca abrió sus puertas en enero del 2009. En él se imparten los programas Kumon Matemáticas, Kumon Lectura y Kumon English. Kumon es una de las empresas de educación más grandes del mundo, tiene presencia en 51 países y cuenta con más de 4 millones de alumnos. Actualmente, disponemos de tres programas diferenciados. Nuestra mayor virtud es la individualización para adaptarnos a las peculiaridades de cada alumno. Por ello, podemos trabajar con alumnos desde los dos años de edad hasta adultos. En Kumon, nuestro objetivo es desarrollar al máximo el potencial de aprendizaje de nuestros alumnos haciéndolos capaces de abordar contenidos por encima de los que trabajan en su nivel escolar, autónomos y con una actitud positiva ante el estudio, además de incrementar su concentración, hábito de estudio y autoestima.

El centro Kumon Sant Joan Despí - Torreblanca está situado en un pasaje vecinal peatonal y dispone de sala de espera para los padres, una amplia aula de trabajo multidisciplinar, zona específica para alumnos de infantil, despacho para atender visitas y entrevistas con las familias, y climatización. Frente al centro está el aparcamiento del Parque de Torreblanca, que es público y gratuito.

Torreblanca es un barrio tranquilo que permite un fácil acceso de familias de los municipios colindantes a través del transporte público:

  • Parada de autobuses 63 y L46 (que hace la ruta desde el parador de Sant Just hasta la avenida Salvador Allende, en Cornellá de Llobregat).
  • Parada del trambaix de Torreblanca (línea T3) a escasos 5 minutos andando del centro.
  • Autobuses interurbanos: L50, L51, L57, L60, L61, L62, L64 y L65.


Si están interesados en que sus hijos empiecen a trabajar con el método Kumon, no duden en rellenar el formulario de contacto y podrán concertar una prueba de nivel y entrevista informativa sin ningún compromiso.
 

Mi nombre es Anna Olmos y soy orientadora Kumon desde enero del 2007, aunque conozco el método de primera mano desde mucho antes. Podría decir que mi relación con Kumon es más familiar que profesional, puesto que soy la segunda generación de orientadoras Kumon en mi familia: mi madre fue una de las primeras orientadoras del método en España.

Durante mis años de universitaria, compaginé mis estudios con el trabajo como asistente Kumon en el Col·legi Montserrat de la avenida Vallvidrera. Me sorprendía al ver cómo alumnos de infantil, por medio del trabajo diario, eran capaces de realizar operaciones muy por encima de lo que era esperable por su edad.

Al terminar la carrera, estuve trabajando durante ocho años en el Departamento de Administración y Finanzas de una empresa del sector sanitario. Ese fue el momento en el que decidí dedicar un año a mis estudios de máster. Tras acabarlos, debía decidir hacia dónde orientar mi carrera profesional y sentía la profunda convicción de que quería trabajar en algo que me hiciera sentir que contribuía de algún modo a mejorar y ayudar a los demás.

En enero del 2007 me hice orientadora Kumon. Empecé trabajando en el Colegio Nazaret Esplugues y retomé mi trabajo en el Col·legi Montserrat, todo ello compaginado con colaboraciones en estudios de investigación académica a nivel universitario. Poco a poco, mi involucramiento y motivación por trabajar con Kumon eran cada vez mayores, hasta que en el 2009 abrí mi propio centro en Sant Joan Despí.

El aspecto que más me gusta del método es la individualización, poder trabajar con cualquier tipo de alumno: desde niños con altas capacidades hasta alumnos con dificultades. Me encanta ver cómo, por medio del refuerzo positivo y la motivación, los alumnos son capaces de superarse a sí mismos, cada cual a su ritmo. Y también me encanta no poner límites al aprendizaje de mis alumnos, enseñarles a creer en sí mismos y a ver que por medio del esfuerzo diario pueden alcanzar grandes logros, y que descubran la satisfacción en el aprendizaje y se sientan muy bien con ellos mismos al superarse. Para mí es vital la colaboración y comunicación con los padres, ya que son la clave de la motivación de nuestros alumnos y permiten una mejor evolución.

Con Kumon se trabaja un poquito cada día; dos días a la semana, en el centro, donde nuestro personal cualificado supervisa la correcta evolución del alumno, y el resto de días, en casa, donde los padres juegan un papel muy importante fomentando el refuerzo positivo en el proceso de aprendizaje de sus hijos. Gracias al estudio diario de nuestro material, el alumno va adquiriendo nuevos contenidos de forma secuenciada y por medio de ejemplos, lo cual mejora sus habilidades de estudio y aumenta su confianza en sí mismo.

Me siento una persona muy afortunada: trabajo en algo que me apasiona y cada día es especial porque lo comparto con más de 100 niños y familias únicas y especiales.

Esperamos poder conocerte pronto.
 

Horarios

Lunes 16:00 - 20:00
Martes Cerrado
Miércoles 16:00 - 20:00
Jueves Cerrado
Viernes Cerrado
Sábado Cerrado
Domingo Cerrado

Precios

Pago único
Matrícula € 60
¿Qué es la cuota de matrícula?
Es un pago único que se abona al inscribir a tu hijo en Kumon por primera vez.
Al mes
Por programa € 70


Tu hijo acudirá al centro Kumon hasta dos días por semana


Trabajará los otros cinco días en casa
 ¿Cuánto dura la clase?
Completar las hojas diarias suele llevar aproximadamente 30 minutos por programa. El tiempo de estudio depende totalmente de cada alumno y del nivel en el que se encuentre dentro del programa.
Sala de espera
Accesibilidad
Aparcamiento - Gratis
Transporte público - Tranvía
Transporte público - Autobús

Cómo llegar

C/ Torreblanca, 10, local 3
Sant Joan Despí­
Barcelona
08970
Coche
Prueba de nivel gratis

Preguntas más frecuentes

Se puede empezar a aprender con Kumon a partir de los 2 años. Tenemos desde alumnos que acaban de cumplir los 2 años hasta otros que están a punto de entrar en la universidad. Kumon ayuda a niños de cualquier edad y capacidad, aunque, cuanto antes empiezan, antes pueden empezar a desarrollar sus habilidades y mayor es el beneficio que acumulan. En el momento que sientas que tu familia está lista para comprometerse con el estudio a largo plazo, Kumon estará ahí para ayudaros a alcanzar vuestra meta.
Kumon ofrece mucho más que las clases particulares y es un método distinto de la enseñanza tradicional en clase. En lugar de preparar al niño para una determinada prueba o evaluación, Kumon capacita a los alumnos para aprender por sí mismos mediante una orientación individualizada y hojas de estudio cuidadosamente elaboradas.

Además de desarrollar las habilidades fundamentales en matemáticas, lectura e inglés, cada alumno de Kumon trabaja para construir sus propias habilidades para el aprendizaje autodidacta y reforzar su confianza en su propia capacidad. Esto significa que un alumno de Kumon no se verá limitado por las capacidades o el conocimiento de los demás para avanzar en su aprendizaje.
Al ser un programa internacional, Kumon no sigue ningún currículo escolar concreto, sino que es complementario a todos ellos. Su principal objetivo es desarrollar las habilidades del alumno para aprender por sí solo. Dichas habilidades para el aprendizaje autodidacta mejoran el rendimiento de los alumnos de forma transversal a sus estudios reglados. Además, Kumon se adapta al nivel de cada alumno sea cual sea su edad, por lo que consigue ampliar y desarrollar sus habilidades, su confianza y su capacidad.
Kumon es un método para el aprendizaje autónomo, pero todos los alumnos cuentan con el apoyo de su orientador. Las hojas de estudio, cuidadosamente elaboradas, enseñan a los alumnos a encontrar la respuesta por sí mismos; el orientador los guía solo cuando es necesario. La principal función de los orientadores de Kumon es observar el trabajo de sus alumnos y asegurarse de que las tareas que están realizando son las más adecuadas para ellos, así como de que trabajan a un ritmo apropiado.
Los alumnos de Kumon asisten a su centro dos veces por semana y durante tanto tiempo como necesiten para resolver su tarea diaria, que suele rondar los 30 minutos por programa. Sin embargo, el tiempo exacto dependerá de las necesidades del alumno en cada momento, la dificultad de su tarea y la dinámica del propio centro.

Pregúntanos