María José Naranjo Peñalver

Sobre el centro

15 días gratis Promociones disponibles

El centro Kumon Pinto - Atenea se puso en marcha en 1993 y en la actualidad cuenta con casi 200 alumnos. En estos 26 años, más de 1000 alumnos han pasado por nuestras aulas y han permanecido con nosotros durante buena parte de su etapa de formación académica. Kumon Matemáticas, Kumon Lectura y Kumon English consiguen que nuestros alumnos obtengan un mayor éxito educativo. Aprenden matemáticas, mejoran sus habilidades con el cálculo, muestran una mayor competencia y comprensión lectoras, además de gusto por la lectura, y desarrollan las destrezas necesarias para el manejo del idioma inglés.

En Kumon queremos desarrollar al máximo el potencial de cada uno de nuestros alumnos, por lo que aplicamos el método de forma individualizada. Buscamos que nuestros alumnos desarrollen el trabajo autónomo y el hábito de estudio, además de que aumenten progresivamente su capacidad de trabajo y autoestima. Con Kumon, conseguimos mejorar el éxito de nuestros alumnos en su etapa escolar y poner las bases para su futuro desarrollo profesional.

En nuestro centro disponemos de 75 metros cuadrados distribuidos en un aula diáfana, un recibidor, dos aseos (independientes para chicos y chicas), un despacho y un almacén.

Nos encontramos en un local a pie de calle, en la calle Perales, 22, en la zona céntrica de Pinto. Si desea acudir al centro en coche, en la calle Isabel la Católica, paralela a la nuestra, se encuentra el aparcamiento del polideportivo Alberto Contador. Puede solicitar en nuestro centro un tique para que su estacionamiento sea gratuito. En esta misma calle se encuentran igualmente paradas de autobuses urbanos e interurbanos.

En nuestra zona encontrará comercios de todo tipo y, a menos de 50 metros, el parque de El Egido, una de las zonas verdes más amplias y cuidadas del casco urbano de Pinto.
 

Hola, soy M.ª José, profesora del centro Kumon Pinto - Atenea.

Siempre he tenido clara mi vocación por la enseñanza y desde muy joven, incluso antes de terminar mis estudios universitarios, he estado en contacto con los niños en general y con su educación en particular.

Tras un período de selección y formación, comencé a trabajar con el método Kumon en 1993. A pesar de llevar 26 años como profesora, puedo decir que nunca he dejado de aprender. Cada nuevo niño es un reto, una lección más.

Cuando conocí Kumon, me atrajo, en un primer momento, la gran calidad del método. Tenía delante un programa que me permitía empezar a trabajar con alumnos de tan solo dos años y dejarlos perfectamente preparados para comenzar sus estudios universitarios; sin embargo, enseguida descubrí que Kumon es mucho más.

Por supuesto que el éxito académico del alumno es importante, pero, como profesora, lo que más me satisface del método es el desarrollo de las diferentes actitudes que hacen crecer al alumno como persona. Los alumnos dependientes empiezan a ser cada día más autónomos (y esto lo aplican a su vida en general); poco a poco, su capacidad de trabajo va en aumento (empezaron perdiendo la concentración a los 5 minutos y ya pueden mantenerla durante 15); su autoestima, que estaba por los suelos, comienza a subir, y los niños se sienten capaces de enfrentar cualquier reto (en Kumon y en el colegio).

Confirmo cada día que no hay dos alumnos iguales y siempre intento sacar lo mejor de cada uno de ellos. Trabajar con un método individualizado permite conseguir estos objetivos. Cualquier niño que pasa por mi centro se lleva un bagaje de conocimientos y hábitos que le van a acompañar toda su vida.

Además, me he beneficiado de la experiencia como madre de un alumno Kumon para entender mejor a los padres de los que ahora son mis alumnos. Yo siempre digo que Kumon es «un banco de tres patas»: alumno, padres y profesor. Por esto, la relación que tengo con los padres de mis alumnos es siempre muy cercana. Para mí es una responsabilidad la confianza que los padres depositan en mí para la formación de sus hijos.

Cada vez con más frecuencia en nuestro centro recibimos alumnos enviados por profesionales de la educación (profesores, psicólogos, etc.) que conocen el método y valoran sus beneficios. Por esto os animo a que, si queréis obtener información de primera mano, os pongáis en contacto conmigo, y gustosa, os la facilitaré.
 

Horarios

Lunes 16:30 - 19:00
Martes 16:30 - 19:00
Miércoles 16:30 - 19:00
Jueves 16:30 - 19:00
Viernes Cerrado
Sábado Cerrado
Domingo Cerrado

Precios

Pago único
Matrícula € 50
¿Qué es la cuota de matrícula?
Es un pago único que se abona al inscribir a tu hijo en Kumon por primera vez
Al mes
Por programa € 72


Tu hijo acudirá al centro Kumon hasta dos días por semana


Practicará o entrenará los otros cinco días en casa
 ¿Cuánto dura la clase?
Completar las hojas diarias suele llevar aproximadamente 30 minutos por programa. El tiempo de estudio depende totalmente de cada alumno y del nivel en el que se encuentre dentro del programa.
Transporte público - Tren
Área de lectura independiente
Aparcamiento - Gratis
Transporte público - Autobús

Cómo llegar

C/ Perales, 22
Pinto
Madrid
28320
Coche
15 días gratis

Preguntas más frecuentes

Se puede empezar a aprender con Kumon a partir de los 2 años. Tenemos desde alumnos que acaban de cumplir los 2 años hasta otros que están a punto de entrar en la universidad. Kumon ayuda a niños de cualquier edad y capacidad, aunque, cuanto antes empiezan, antes pueden empezar a desarrollar sus habilidades y mayor es el beneficio que acumulan. En el momento que sientas que tu familia está lista para comprometerse con el estudio a largo plazo, Kumon estará ahí para ayudaros a alcanzar vuestra meta.
Kumon ofrece mucho más que las clases particulares y es un método distinto de la enseñanza tradicional en clase. En lugar de preparar al niño para una determinada prueba o evaluación, Kumon capacita a los alumnos para aprender por sí mismos mediante una orientación individualizada y hojas de estudio cuidadosamente elaboradas.

Además de desarrollar las habilidades fundamentales en matemáticas, lectura e inglés, cada alumno de Kumon trabaja para construir sus propias habilidades para el aprendizaje autodidacta y reforzar su confianza en su propia capacidad. Esto significa que un alumno de Kumon no se verá limitado por las capacidades o el conocimiento de los demás para avanzar en su aprendizaje.
Al ser un programa internacional, Kumon no sigue ningún currículo escolar concreto, sino que es complementario a todos ellos. Su principal objetivo es desarrollar las habilidades del alumno para aprender por sí solo. Dichas habilidades para el aprendizaje autodidacta mejoran el rendimiento de los alumnos de forma transversal a sus estudios reglados. Además, Kumon se adapta al nivel de cada alumno sea cual sea su edad, por lo que consigue ampliar y desarrollar sus habilidades, su confianza y su capacidad.
Kumon es un método para el aprendizaje autónomo, pero todos los alumnos cuentan con el apoyo de su orientador. Las hojas de estudio, cuidadosamente elaboradas, enseñan a los alumnos a encontrar la respuesta por sí mismos; el orientador los guía solo cuando es necesario. La principal función de los orientadores de Kumon es observar el trabajo de sus alumnos y asegurarse de que las tareas que están realizando son las más adecuadas para ellos, así como de que trabajan a un ritmo apropiado.
Los alumnos de Kumon asisten a su centro dos veces por semana y durante tanto tiempo como necesiten para resolver su tarea diaria, que suele rondar los 30 minutos por programa. Sin embargo, el tiempo exacto dependerá de las necesidades del alumno en cada momento, la dificultad de su tarea y la dinámica del propio centro.

Pregúntanos