Sandra Castellvell Roig
4 de 13 reseñas

Sobre el centro

Promociones disponibles

El centro Kumon Molins de Rei - Terraplè abrió sus puertas en septiembre de 2012. Durante todo este tiempo han sido muchas las familias que han confiado en el método Kumon y en nosotros para desarrollar y potenciar las capacidades de sus hijos. Con cualquiera de nuestros programas, Kumon Matemáticas, Kumon Lectura o Kumon English, nuestros alumnos mejoran en la escuela y adquieren herramientas que les son de ayuda en todas las materias.

Kumon estimula la capacidad de concentración para rentabilizar el tiempo que se dedica a los deberes del colegio, y el hábito de estudio para generar alumnos responsables y autónomos, y fomenta que los alumnos lleguen a ser autodidactas, confiar en sí mismos y aumentar su motivación por aprender. Para conseguirlo, disponemos de un material diseñado expresamente para que el alumno progrese a su propio ritmo. Esto se completa con el seguimiento individualizado de cada alumno por parte de nuestras orientadoras.

Kumon Matemáticas está basado en el cálculo matemático. Parte de los cimientos para aprender a contar y alcanza contenidos de análisis matemático propios de bachillerato y los primeros años de universidad.

Kumon Lectura está basado en la comprensión lectora y el gusto por la lectura. Se inicia con la decodificación de palabras y culmina con la lectura crítica de un amplio abanico de textos.

Kumon English permite desarrollar una elevada habilidad de lectura y comprensión de textos originales en inglés, además de la capacidad de hablar inglés con fluidez.

En Kumon, el alumno aprenderá a estudiar por sí solo contenidos que aún no ha visto en el colegio y que nadie le ha explicado antes. Será capaz de afrontar nuevos retos y alcanzar sus objetivos. Tendrá una actitud positiva ante el estudio tanto de la materia o materias que trabaje en Kumon como del resto de materias, lo que le ayudará a lo largo de sus etapas escolar y universitaria.

 

Desde muy pequeña me apasionan las matemáticas y la lectura, pero el camino de la vida me llevó a otros destinos. Un día tuve la oportunidad de ser asistente en un centro Kumon y fue este trabajo el que me permitió conocer el método y comprobar los maravillosos resultados que se obtienen con él gracias al esfuerzo y el trabajo diario. Para mí fue sorprendente ver a alumnos trabajando contenidos avanzados a su curso escolar sin ninguna dificultad y, además, con total responsabilidad de su trabajo y comentando con la orientadora si un contenido lo tenían dominado o creían que debían repetirlo más.

En definitiva, me enamoré del método. Y todo esto fue lo que me animó a convertirme en orientadora de Kumon, puesto que llevo ejerciendo desde el 2012. Desde entonces mi pasión por el método no ha dejado de crecer. Gracias a él y con él he ayudado a muchos alumnos, y esto es lo que me anima a seguir haciéndolo con muchos más.

Lo más satisfactorio de mi papel como orientadora es ver a un alumno contento y satisfecho consigo mismo porque ha logrado lo que se ha propuesto, porque él solo ha resuelto los ejercicios sin ayuda o porque él mismo se da cuenta de que el trabajo diario tiene sus frutos. Esa cara de felicidad y satisfacción no tiene precio. Mi empeño está en conseguir estas metas con todos mis alumnos: que estén contentos y que confíen en sí mismos para lograr todo lo que se propongan.

Soy además madre Kumon. Mis hijos hacen Kumon desde que tenían 2 y 3 años. Esto me permite tener una visión completa de lo que es Kumon para los alumnos y sus familias, y no sólo la parte que veo en mi centro como orientadora. Vivo en primera persona lo que supone hacer Kumon todos los días del año, tanto los que están marcados por la rutina (colegio y extraescolares) como los que no (fines de semana, vacaciones, viajes…). Yo misma todavía quedo sorprendida cuando mi hija de 4 años me dice cada día, después de desayunar, que quiere hacer Kumon y con la felicidad que tiene cuando va al centro; o cuando mi hijo de 7 años hace Kumon de forma totalmente autónoma y sin ninguna ayuda. Para ellos es un hábito más de cada día: vestirse, desayunar, Kumon y al colegio.
 

Horarios

Lunes 16:30 - 19:30
Martes 16:30 - 19:30
Miércoles 16:30 - 19:30
Jueves 16:30 - 19:30
Viernes Cerrado
Sábado Cerrado
Domingo Cerrado

Precios

Pago único
Matrícula € 50
¿Qué es la cuota de matrícula?
Es un pago único que se abona al inscribir a tu hijo en Kumon por primera vez.
Al mes
Por programa € 70


Tu hijo acudirá al centro Kumon hasta dos días por semana


Trabajará los otros cinco días en casa
 ¿Cuánto dura la clase?
Completar las hojas diarias suele llevar aproximadamente 30 minutos por programa. El tiempo de estudio depende totalmente de cada alumno y del nivel en el que se encuentre dentro del programa.
Sala de espera
Transporte público - Tren
Área de lectura independiente
Accesibilidad
Aparcamiento - Gratis
Transporte público - Autobús

Cómo llegar

C/ Doctor Barraquer, 26, bxs.
Molins de Rei
Barcelona
08750
Coche
Prueba de nivel gratis

Reseñas de Google

Valoración global

4.9

De 13 reseñas en Google

Valoración global

Desliza para ver más

Preguntas más frecuentes

Se puede empezar a aprender con Kumon a partir de los 2 años. Tenemos desde alumnos que acaban de cumplir los 2 años hasta otros que están a punto de entrar en la universidad. Kumon ayuda a niños de cualquier edad y capacidad, aunque, cuanto antes empiezan, antes pueden empezar a desarrollar sus habilidades y mayor es el beneficio que acumulan. En el momento que sientas que tu familia está lista para comprometerse con el estudio a largo plazo, Kumon estará ahí para ayudaros a alcanzar vuestra meta.
Kumon ofrece mucho más que las clases particulares y es un método distinto de la enseñanza tradicional en clase. En lugar de preparar al niño para una determinada prueba o evaluación, Kumon capacita a los alumnos para aprender por sí mismos mediante una orientación individualizada y hojas de estudio cuidadosamente elaboradas.

Además de desarrollar las habilidades fundamentales en matemáticas, lectura e inglés, cada alumno de Kumon trabaja para construir sus propias habilidades para el aprendizaje autodidacta y reforzar su confianza en su propia capacidad. Esto significa que un alumno de Kumon no se verá limitado por las capacidades o el conocimiento de los demás para avanzar en su aprendizaje.
Al ser un programa internacional, Kumon no sigue ningún currículo escolar concreto, sino que es complementario a todos ellos. Su principal objetivo es desarrollar las habilidades del alumno para aprender por sí solo. Dichas habilidades para el aprendizaje autodidacta mejoran el rendimiento de los alumnos de forma transversal a sus estudios reglados. Además, Kumon se adapta al nivel de cada alumno sea cual sea su edad, por lo que consigue ampliar y desarrollar sus habilidades, su confianza y su capacidad.
Kumon es un método para el aprendizaje autónomo, pero todos los alumnos cuentan con el apoyo de su orientador. Las hojas de estudio, cuidadosamente elaboradas, enseñan a los alumnos a encontrar la respuesta por sí mismos; el orientador los guía solo cuando es necesario. La principal función de los orientadores de Kumon es observar el trabajo de sus alumnos y asegurarse de que las tareas que están realizando son las más adecuadas para ellos, así como de que trabajan a un ritmo apropiado.
Los alumnos de Kumon asisten a su centro dos veces por semana y durante tanto tiempo como necesiten para resolver su tarea diaria, que suele rondar los 30 minutos por programa. Sin embargo, el tiempo exacto dependerá de las necesidades del alumno en cada momento, la dificultad de su tarea y la dinámica del propio centro.

Pregúntanos