Gema Romero Sardón
4.9 reseñas de 10

Sobre el centro

15 días gratis Promociones disponibles

El centro Kumon Leganés - Centro comenzó a funcionar en noviembre del 2013. En estos cinco años de experiencia han pasado por sus puertas más de 250 familias, y actualmente contamos con 130 alumnos de edades comprendidas entre los 3 y los 46 años. Además de con la directora y orientadora Gema Romero Sardón, el centro Kumon cuenta en la actualidad con tres asistentes de aula más, lo que nos permite dar una atención más especializada e individualizada a los alumnos más pequeños. Todos y cada uno de los miembros del equipo nos esforzamos para sacar lo mejor de nuestros alumnos ayudando y contribuyendo en el proceso de educación y desarrollo de nuestros niños. Nuestro centro cuenta ya con 5 concluyentes: 4 de Kumon Lectura y uno de Kumon Matemáticas, que han finalizado todos los niveles del programa en el que estaban matriculados.

Con el método Kumon, los alumnos entrenan diariamente para desarrollar las habilidades necesarias que les permitan aumentar al máximo sus capacidades y descubrir así su potencial de aprendizaje. Con la práctica diaria de nuestro método, nuestros alumnos son capaces de enfrentarse con éxito, cuando están preparados para ello, a contenidos por encima de su nivel escolar, lo cual desarrolla un aprendizaje autodidacta y favorece el desarrollo de una serie de habilidades de estudio que pueden poner en práctica en sus etapas escolar, universitaria y adulta. Si quieres que tu hijo adquiera un buen hábito de estudio, aprenda a estudiar de manera autónoma, desarrolle su capacidad de concentración y tenga motivación y ganas de aprender cosas nuevas, deberías probar los programas Kumon Matemáticas y Kumon Lectura. Si, además de todo lo anterior, quieres que aprenda un idioma, matricúlale en Kumon English.
 

Hola, mi nombre es Gema Romero Sardón, soy arquitecto técnico, me gradué en el año 2002 y estuve ejerciendo durante 13 años. En noviembre de 2019 hará 6 años que abrí mi centro Kumon en Leganés. Anteriormente estuve formándome para poder ejercer mi actual profesión. Os preguntaréis cómo acabé siendo orientadora Kumon. Pues bien, si os encontráis leyendo esto es porque estáis buscando una extraescolar para vuestros hijos; eso me pasó a mí: como tenía dos hijas, de 4 y 2 años, decidí ponerme manos a la obra y buscar «algo» que me ayudara a educarlas. Casualidades de la vida, abrieron un centro Kumon cerca de mi casa.

No os puedo negar que al principio me dio algo de «miedo» cambiar de profesión, pero gracias al esfuerzo y empeño que le puse y sobre todo a los profesionales de Kumon que creyeron en mí y me animaron y motivaron, a día de hoy puedo decir que he conseguido encontrar mi verdadera vocación. Por eso, creo que si nos esforzamos y estamos lo suficientemente motivados, nuestros sueños se pueden cumplir. Esto es lo que intento inculcar a mis alumnos e intento esforzarme cada día por encontrar la mejor manera de ayudarlos.

Desde el primer momento me enamoré del método. Me pareció fascinante ver cómo los niños eran capaces de empezar a desarrollar habilidades que les permitían enfrentarse al material que les proporcionaban los orientadores de manera cada vez más eficaz, cómo en ese proceso iban ganando seguridad en ellos mismos y poco a poco las tareas del colegio les resultaban cada vez más fáciles de realizar, y cómo conseguían obtener mejores resultados y aumentaban su rendimiento.

Con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que cualquier niño, independientemente de su edad, curso escolar, capacidad académica o dificultad para el aprendizaje, puede desarrollar su potencial y mejorar. Creo que la constancia y la perseverancia son dos factores fundamentales para tener éxito en la vida, y con Kumon los niños experimentan esto y poco a poco van ganando motivación y ganas de aprender. Es increíble lo que pueden llegar a ser capaces de hacer si se los motiva adecuadamente.

Además de orientadora, soy madre Kumon y creo que esto me ha ayudado a entender mejor a las familias que se acercan a mi centro, a empatizar con ellas y ayudarlas a encontrar soluciones para que su experiencia sea más positiva y consigan entender el proceso de aprendizaje de sus hijos.

Lo que más me gusta de mi trabajo es que nunca se deja de aprender, sigo formándome y aprendiendo, y actualmente participo en dos grupos de trabajo junto con otros orientadores de Kumon para conseguir mejorar mis habilidades como orientadora. Además, es muy satisfactorio ver cómo mis alumnos van superándose día a día, aprenden a ser pacientes y seguros de ellos mismos, y poco a poco van perdiendo el miedo a enfrentarse a cualquier reto que se les proponga. ¿Os imagináis qué pueden llegar a ser vuestros hijos el día de mañana habiendo desarrollado estos aspectos de su personalidad con Kumon?

Si queréis probar el método, las puertas de mi centro están abiertas para recibiros. ¡Os esperamos!

Horarios

Lunes 09:30 - 13:30
16:00 - 19:30
Martes 09:30 - 13:30
16:00 - 19:30
Miércoles 09:30 - 13:30
16:00 - 19:30
Jueves 09:30 - 13:30
16:00 - 19:30
Viernes 10:00 - 13:30
Sábado Cerrado
Domingo Cerrado

Precios

Pago único
Matrícula € 50
¿Qué es la cuota de matrícula?
Es un pago único que se abona al inscribir a tu hijo en Kumon por primera vez
Al mes
Por programa € 72


Tu hijo acudirá al centro Kumon hasta dos días por semana


Practicará o entrenará los otros cinco días en casa
 ¿Cuánto dura la clase?
Completar las hojas diarias suele llevar aproximadamente 30 minutos por programa. El tiempo de estudio depende totalmente de cada alumno y del nivel en el que se encuentre dentro del programa.
Sala de espera
Área de lectura independiente
Transporte público - Tren
Aparcamiento - Gratis
Transporte público - Metro
Transporte público - Autobús

Cómo llegar

C/ Pedro de Valdivia, 4, local A
Leganés
Madrid
28911
Coche
15 días gratis

Reseñas de Google

Valoración global

4.9

De 10 reseñas en Google

Valoración global

Desliza para ver más

Preguntas más frecuentes

Se puede empezar a aprender con Kumon a partir de los 2 años. Tenemos desde alumnos que acaban de cumplir los 2 años hasta otros que están a punto de entrar en la universidad. Kumon ayuda a niños de cualquier edad y capacidad, aunque, cuanto antes empiezan, antes pueden empezar a desarrollar sus habilidades y mayor es el beneficio que acumulan. En el momento que sientas que tu familia está lista para comprometerse con el estudio a largo plazo, Kumon estará ahí para ayudaros a alcanzar vuestra meta.
Kumon ofrece mucho más que las clases particulares y es un método distinto de la enseñanza tradicional en clase. En lugar de preparar al niño para una determinada prueba o evaluación, Kumon capacita a los alumnos para aprender por sí mismos mediante una orientación individualizada y hojas de estudio cuidadosamente elaboradas.

Además de desarrollar las habilidades fundamentales en matemáticas, lectura e inglés, cada alumno de Kumon trabaja para construir sus propias habilidades para el aprendizaje autodidacta y reforzar su confianza en su propia capacidad. Esto significa que un alumno de Kumon no se verá limitado por las capacidades o el conocimiento de los demás para avanzar en su aprendizaje.
Al ser un programa internacional, Kumon no sigue ningún currículo escolar concreto, sino que es complementario a todos ellos. Su principal objetivo es desarrollar las habilidades del alumno para aprender por sí solo. Dichas habilidades para el aprendizaje autodidacta mejoran el rendimiento de los alumnos de forma transversal a sus estudios reglados. Además, Kumon se adapta al nivel de cada alumno sea cual sea su edad, por lo que consigue ampliar y desarrollar sus habilidades, su confianza y su capacidad.
Kumon es un método para el aprendizaje autónomo, pero todos los alumnos cuentan con el apoyo de su orientador. Las hojas de estudio, cuidadosamente elaboradas, enseñan a los alumnos a encontrar la respuesta por sí mismos; el orientador los guía solo cuando es necesario. La principal función de los orientadores de Kumon es observar el trabajo de sus alumnos y asegurarse de que las tareas que están realizando son las más adecuadas para ellos, así como de que trabajan a un ritmo apropiado.
Los alumnos de Kumon asisten a su centro dos veces por semana y durante tanto tiempo como necesiten para resolver su tarea diaria, que suele rondar los 30 minutos por programa. Sin embargo, el tiempo exacto dependerá de las necesidades del alumno en cada momento, la dificultad de su tarea y la dinámica del propio centro.

Pregúntanos