Educación

Educación emocional: Alternativas al «No»

ago 2020
Las frases motivadoras contribuyen a la educación emocional.
Las frases motivadoras contribuyen a la educación emocional.

La educación emocional consiste en criar a los hijos sin recurrir a los castigos, los gritos o las amenazas que muchas veces empañan su relación con sus padres. Esta forma de educación se basa en conocer y entender a los hijos, ofrecerles estabilidad, entablar un diálogo constante con ellos y evitar el castigo y el «No» con el que muchas veces les respondemos.

Antes de decirle «No» a un niño, conviene hacer una reflexión y dar respuesta a alguna de estas preguntas: ¿por qué pide lo que pide?, ¿es un mero capricho o esconde una necesidad?, ¿es una forma de llamar la atención?; y la más importante de todas: ¿qué ejemplo le hemos dado anteriormente?

Es decir, si un menor de 8 años nos pide insistentemente un móvil, nuestro primer impulso es decirle que no, pero ¿qué hay detrás de esa petición? ¿Puede ser que nos esté viendo continuamente enganchados a nuestros teléfonos y quiera seguir nuestro ejemplo?

Educación emocional: ¿Qué podemos hacer para evitar el «No» constante?

1. Crear un ambiente seguro para el niño donde nada corra el riesgo de romperse si quiere jugar y donde pueda tener cierta libertad de movimiento. Si no es posible porque estamos fuera de casa, en lugar de decirle «No toques eso», podemos reconducir su actividad; por ejemplo, podemos tener preparada una lectura adecuada a su edad que lo entretenga y decirle frases motivadoras relacionadas con la lectura. Así podremos evitar que quiera correr o saltar sin necesidad de decirle que no puede.

2. Ser flexible con ciertas demandas de nuestros hijos y adoptar una actitud dialogante con ellos. Por ejemplo, podemos ceder en que jueguen 5 minutos más antes de cenar si a cambio ayudan a poner la mesa.

3. Ser didácticos y abiertos al diálogo. Si la petición del niño se debe únicamente a que quiere llamar nuestra atención, debemos dedicarle unos minutos en los que podemos explicarle por qué lo que ha pedido o hecho para llamar nuestra atención no es adecuado. Es muy importante ser didácticos. Además, explicar el porqué de las cosas o de las normas de la casa es también una buena forma de esquivar el «No».

Sin embargo, lo más importante es que siempre, siempre, prediquemos con el ejemplo para promover la educación emocional y no confundir a nuestros hijos, porque los niños aprenden lo que ven en casa, de manera que la educación comienza muchas veces en las propias acciones de los padres.

La educación emocional es la base del aprendizaje positivo. Por este motivo, con nuestro método de aprendizaje enseñamos a los niños a aprender por sí mismos superando el miedo al fracaso, a ser más autónomos y responsables, y sobre todo a tener una actitud positiva hacia el aprendizaje.

En Kumon somos conscientes de la inquietud con la que las familias os estáis planteando cómo gestionar el aprendizaje de vuestros hijos de cara al nuevo curso escolar y también de que, para afrontar con éxito la vuelta al cole, es muy importante que no dejen de aprender. Por ese motivo, os regalamos la matrícula en cualquiera de nuestros programas.