Educación

Cómo lograr que tus hijos superen el curso escolar

sep 2021
¿Tus hijos están preparados para afrontar el curso escolar?
¿Tus hijos están preparados para afrontar el curso escolar?

 

Empieza un nuevo curso escolar y las familias son cada vez más conscientes de que lo más importante no son las notas, sino todo lo que se aprende en el proceso. ¿Cómo puedes conseguir que tus hijos mantengan una actitud positiva ante el aprendizaje para que logren superar el curso escolar? En este artículo te damos la respuesta.

El reconocido psicólogo Alberto Soler asegura que «cada vez más teóricos de la educación ponen en duda la propia utilidad de las notas, ya que estas desplazan el foco hacia los resultados y se lo quitan al proceso: los alumnos dejan de disfrutar aprendiendo y se preocupan solo de aprobar, sea como sea (si hay que hacer trampas, se hacen). Da igual que no hayan entendido nada, si son capaces de ponerlo en un examen y aprobar, ya vale».

Para superar el curso escolar, lo más valioso es la actitud del alumno para conseguir sus objetivos, fomentar la cultura del esfuerzo y la motivación y saber disfrutar del proceso de aprendizaje, ya que formar buenos estudiantes no depende tanto de sus capacidades intelectuales, sino más bien de la actitud que mantengan ante los estudios.

¿Estamos convirtiendo a nuestros hijos en buenos estudiantes?

Desde Kumon España y en colaboración con el psicólogo Rafa Guerrero, hemos elaborado el cuestionario de autodiagnóstico «Mejores estudiantes». En este artículo abordamos los puntos más destacados en relación con los resultados del cuestionario, al que han respondido casi 300 personas.

1. Empezar desde pequeños

Para el psicólogo Rafa Guerrero, «el estudio y el aprendizaje dependen de capacidades y habilidades que se pueden estimular desde que nuestros hijos son muy pequeños: atención, memoria, perseverancia… También podemos inculcarles hábitos relacionados con los aspectos académicos desde edades tempranas, pues sabemos que su cerebro tiene mayor capacidad de aprendizaje y adaptación. Atender a su desarrollo desde infantil los ayudará a adquirir una base sólida para seguir creciendo en las siguientes etapas escolares».

Si, desde que nuestros hijos son pequeños, despertamos en ellos el gusto por aprender y les proporcionamos recursos para que sean autónomos en el aprendizaje, obtendrán buenos resultados académicos.

En Kumon vivimos esta experiencia a diario con nuestros alumnos; por ello, estamos convencidos de que es fundamental que los niños se sientan capaces de hacer las cosas por sí mismos, y eso solo se consigue proporcionando a cada alumno una educación personalizada a su nivel, planteándole objetivos específicos y, a la vez, fomentando su autonomía, confianza y autoestima.

2. Disfrutar aprendiendo y poder hacerlo solo

Una parte importante del curso escolar son los deberes, que sirven de «excusa» para potenciar la concentración, la planificación, la capacidad analítica, la memoria y, sobre todo, la autonomía de nuestros hijos. La motivación para hacer los deberes durante el curso escolar no debería encontrarse en la acción de completar una tarea, sino en la oportunidad de aprender y ganar autonomía en las habilidades escolares.

Nuestro papel siempre ha de ser el de acompañarlos y guiarlos. Podemos darles ideas para que tomen la decisión final, pero nunca decidir por ellos. «Si estimulamos el pensamiento crítico y confiamos en ellos, estaremos potenciando su autonomía y su confianza en lo que hacen, dicen y piensan», argumenta Rafa Guerrero.

3. Enfrentarse a un examen

«La época de exámenes es un momento de mucho estrés para nuestros hijos. Seguramente sea una de las primeras experiencias en las que se enfrentan solos a sus miedos. Se trata de una situación en la que están siendo evaluados y sentir miedo y ansiedad es normal. Lo ideal es transmitirles que confiamos en sus recursos y que se están jugando sencillamente eso, un examen, ni más ni menos», nos dice Rafa, y nosotros no podemos estar más de acuerdo.

4. El error es parte del aprendizaje

No cometer errores durante el curso escolar es un error en sí mismo. Si nuestros hijos se acostumbran a no errar, no van a saber gestionar la frustración que les va a suponer cometer un error. Cuanto antes se equivoquen y entiendan que el error es parte del proceso, antes aprenderán a aceptarlo.

Es importante ser consciente de que un examen es una de las muchas pruebas y situaciones en las que nuestros hijos se sentirán evaluados no solo durante el curso escolar, sino también a lo largo de su vida. Por ello, interpretar el tropiezo o el suspenso como una oportunidad de aprendizaje para nuestros hijos es fundamental para potenciar su autonomía.

5. Dedicación y persistencia

Estudios de Carol Dweck, profesora de psicología en la Universidad de Stanford y una de las principales investigadoras y referentes internacionales en educación, concluye que lo mejor para potenciar la autonomía es reforzar la dedicación y el esfuerzo de nuestros hijos, y no tanto capacidades innatas como la inteligencia o determinados dones.

6. Aprender a largo plazo

Debemos entender el trabajo que realizan nuestros hijos durante el curso escolar como un proceso no solo para adquirir conocimientos, sino sobre todo para adquirir capacidades de estudio. Como todo en la vida, para aprender a estudiar hay que entrenar la mente: comprender, sintetizar, memorizar, relacionar conceptos, autoevaluarse, etc.

7. Mantener una rutina de aprendizaje

Los deportistas de élite necesitan practicar todos los días para estar preparados para sus competiciones y lo mismo ocurre con la mente humana, por lo que es importante que los niños dediquen parte de su tiempo a las rutinas de aprendizaje, incluso una vez terminado el curso escolar. De este modo, estaremos enseñándoles a disfrutar aprendiendo y potenciaremos su capacidad de aprendizaje.

Además, en los centros escolares, la educación integral debe componerse tanto de actividades intelectuales como de actividades deportivas, ya que, con la vuelta a las clases presenciales, el bienestar emocional es uno de los pilares fundamentales.


A través del método Kumon, dotamos de herramientas a cada niño en función de sus necesidades para que sea capaz de desarrollar todas sus capacidades y habilidades intelectuales. ¿Quieres saber más? Contacta con tu centro Kumon y prueba 15 días gratis en cualquiera de nuestros programas.