Con tan solo 14 años, Diego Arias-Paz concluye Kumon Matemáticas y Kumon Lectura

abr 2021
Diego trabaja a conciencia, estudia las hojas en profundidad, aprende de cada error y disfruta de cada éxito.
Diego trabaja a conciencia, estudia las hojas en profundidad, aprende de cada error y disfruta de cada éxito.

La dedicación, la constancia y el compromiso definen la actitud de Diego con su aprendizaje. Gracias a ella, ha concluido Kumon Matemáticas y Kumon Lectura con tan solo 14 años en el centro Kumon Madrid - Diego de León. Su gran reto es completar los tres programas de Kumon, por lo que acaba de empezar Kumon English.


Diego comenzó Kumon Matemáticas con 5 años, concluyó el programa a los 13 años y, a continuación, se matriculó en Kumon Lectura. «Ahora que he finalizado Kumon Matemáticas y Kumon Lectura veo que la constancia y el esfuerzo están presentes en muchas facetas de la vida. En este momento, me resultan útiles en los estudios para conseguir buenas notas, pero en el futuro estoy seguro de que me servirán en muchísimos otros aspectos», nos cuenta.

No todo es de color de rosa; como cualquier alumno de Kumon, Diego tuvo altibajos, pero su deseo de ser concluyente lo ayudó a superarlos: «En los momentos de bajón recordaba que cada día quedaba un cuadernillo menos para poder terminar los programas. A veces, si antes de empezar me daba pereza, me tomaba un descanso de 5 minutos para relajarme y mentalizarme. Además, siempre he tenido la suerte de contar con la ayuda de mis padres para animarme», comenta.

Para completar los programas de Kumon es muy importante mantener un hábito de estudio; en el caso de Diego, su rutina de aprendizaje se ha ido adaptando en función de los horarios del colegio: «Mi experiencia en Kumon me ha ayudado a saber organizar el tiempo, a centrarme cada vez que hago algo y a distraerme lo menos posible. Ahora que estoy estudiando Kumon English, suelo resolver los cuadernillos después de comer, que es cuando tengo tiempo libre. Los fines de semana los suelo hacer por la mañana», nos dice.

Kumon Matemáticas le ha enseñado a concentrarse

El programa Kumon Matemáticas ha enseñado a Diego a concentrarse en todas las asignaturas y a darse cuenta de la importancia que tiene mantener una rutina de estudio.

Las matemáticas empezaron a gustarle cuando se convirtieron en una sucesión de pequeños retos y descubrió que se aplican en el día a día. «Sin ellas, ninguna actividad sería capaz de realizarse. Me encanta la cantidad de posibilidades que hay en ellas y cómo casi todo se origina en los números del 0 al 9», nos cuenta.

Gracias a Kumon Lectura, ahora ve cualquier enunciado y asimila con mayor facilidad sus puntos clave

Diego nos explica los beneficios de Kumon Lectura con un ejemplo: «Hace un mes, en el colegio leímos una versión de Lazarillo de Tormes y, aunque el lenguaje no era excesivamente complicado, noté que a mis compañeros les costaba un poco entender las expresiones. Esto es un ejemplo de cómo me ha ayudado Kumon Lectura. Ahora veo cualquier enunciado y asimilo con mayor facilidad sus puntos clave», nos explica.

Diego se enganchó a la lectura con Carta al rey porque fue el primer libro con más de cien páginas que le gustó mucho. Su autor favorito es Roald Dahl por la originalidad de sus novelas infantiles; hoy en día incluso sigue disfrutando de la relectura de libros como Las brujas o la propia biografía del autor.

La familia de Diego ha tenido mucho que ver en su afición por la lectura: «Recuerdo que en cada cumpleaños me regalaban por lo menos dos libros y aprovechaban cualquier ocasión para regalarme otro, hasta que empezó a gustarme mucho leer y sacaba libros de la biblioteca», nos cuenta.


«Diego trabaja a conciencia, estudia las hojas en profundidad, aprende de cada error y disfruta de cada éxito»

Ángeles Martín, directora del centro Kumon Madrid - Diego de León, recuerda a Diego llegando al centro con una gran sonrisa y muchas ganas de aprender.

«Diego es un alumno brillante con una gran capacidad de trabajo. Es un orgullo verlo convertido en un adolescente responsable que quiere seguir aprendiendo y esforzándose día a día», nos dice.

La familia de Diego ha sido un pilar fundamental en su evolución. El seguimiento y apoyo que le han brindado sus padres ha sido crucial para que Diego asuma la responsabilidad de su aprendizaje con gran autonomía y confianza en sí mismo.

«Diego trabaja a conciencia, estudia las hojas en profundidad, aprende de cada error y disfruta de cada éxito. Ha aprendido a no frustrarse cuando se equivoca. Es un alumno reflexivo que piensa bien antes de comenzar a resolver las hojas, trabaja muy concentrado y comprueba sus resultados», concluye Ángeles.

Si quieres que tu hijo aprenda a desarrollar su potencial con nuestros programas de aprendizaje y cuente con las herramientas necesarias para superar sus retos, no dudes en contactar con tu centro Kumon más cercano.