Con 12 años, Paula ha concluido Kumon Lectura y estudia contenidos de matemáticas de tercero de ESO

dic 2019
Paula valora el beneficio de Kumon para el colegio.
Paula valora el beneficio de Kumon para el colegio.

Paula tiene 12 años, nunca se rinde ante una dificultad y siempre termina el cuadernillo del día con una sonrisa; su gran capacidad de trabajo, constancia y determinación la llevaron a concluir Kumon Lectura con 11 años. Hoy continúa siendo alumna del centro Kumon Torrejón de Ardoz - Parque de las Veredillas con el programa Kumon Matemáticas y ya estudia contenidos dos años por encima de su nivel escolar.

Paula valora especialmente que Kumon facilita su aprendizaje en el colegio: «Cuando llegué a Kumon tenía 5 años. Han pasado siete y me siento satisfecha de haber conseguido finalizar Kumon Lectura y ser alumna avanzada de Kumon Matemáticas. Kumon me ha ayudado en todas las materias, especialmente en Matemáticas».

La decisión de apuntarse a ambos programas no fue de sus padres, fue de Paula: «Mi madre me apuntó a Kumon Matemáticas, pero yo veía en el centro a los niños de Kumon Lectura leyendo sus lecturas y quería hacer lo mismo. Por eso convencí a mi madre de que me inscribiera en ambos programas».

Paula es una niña muy organizada, incluye en su agenda tanto los deberes como las actividades de su tiempo de ocio: «Hago una lista de tareas por hacer, que también incluyen actividades de ocio. En mi tiempo libre practico gimnasia rítmica y natación, y también me encanta hacer deporte y manualidades».


Enganchada a la lectura

A Paula le gusta leer desde que era muy pequeña. Con tres años, sus padres le hicieron el carné de la biblioteca del barrio y desde entonces se enganchó a la lectura, tanto que en cuanto salía de la biblioteca abría el libro que acaba de coger y no paraba de leer durante el trayecto a casa. Su afición a la lectura era tan grande que iba por la calle leyendo todos los carteles.

Cualquier momento es bueno para disfrutar del placer de leer un buen libro. «Leo en cualquier momento, no tengo un tiempo prefijado. Si en el colegio acabo pronto las tareas, intento leer hasta que acaban los demás, aunque lo que más me gusta es leer tumbada en mi cama», nos cuenta.


Kumon Matemáticas

Eficiencia y rapidez son las dos palabras con las que Paula define el beneficio que obtiene con Kumon Matemáticas.

Cuando Paula empezó Kumon Matemáticas, sabía contar hasta 50 y resolvía sumas y restas sencillas sin dificultad. Poco a poco ha ido consiguiendo gran soltura en cálculo: «Recuerdo que en clase era muy buena con el cálculo. Me encantaba cuando los profesores nos ponían ejercicios de cálculo mental porque siempre conseguía responder rápido y muy bien», nos dice con una sonrisa.


«Mis padres siempre están a mi lado, apoyándome»


«Mis padres siempre están a mi lado apoyándome y mi orientadora en Kumon me ayuda y motiva cada día», nos cuenta Paula.

El papel de su familia ha sido fundamental, sobre todo en los momentos en los que los cuadernillos se complicaban y en los períodos vacacionales. Además, sus padres siempre han apoyado las decisiones de la orientadora de Paula, lo que ha favorecido su evolución.


Patricia Carro, directora del centro Kumon Torrejón de Ardoz - Parque de las Veredillas: «Con tan solo 20 minutos al día, los alumnos avanzan y superan sus dificultades»

«Si no hubiera sido por ti, no lo habría conseguido» es la frase más motivadora que le ha dicho Paula a Patricia Carro, directora y orientadora del centro Kumon Torrejón de Ardoz - Parque de las Veredillas. Patricia ha aprendido de Paula que con esfuerzo y constancia se pueden conseguir los objetivos que uno se marca; lo demás son excusas para no hacer las cosas.

Para Patricia, lo más satisfactorio de ser orientadora es observar que con tan solo 20 minutos diarios de trabajo, los alumnos avanzan y superan sus dificultades, lo que les permite ir creando sus propios patrones de aprendizaje y superar sus miedos y frustraciones.

«Como orientadora, es importante que me adapte a los ritmos de aprendizaje de mi alumna. Para conseguirlo, realizo una proyección de estudio que comparto con ella y con su familia, y luego hago una programación adecuada del contenido adaptándome a las circunstancias de cada momento y motivándola para que continúe y no se rinda», nos dice Patricia.


Si quieres que, como Paula, tu hijo desarrolle al máximo todo su potencial de aprendizaje, no dudes en contactar con tu centro Kumon más cercano.