Infantil

Conciliar el sueño: 6 consejos para que tu hijo pequeño pueda dormir con calor

ago 2019
Dormir con calor y dormir a pierna suelta en verano.
Conciliar el sueño en verano.

Las horas de sueño son vitales para el desarrollo de los niños tanto a nivel físico como intelectual. Aprender a conciliar el sueño con calor, aunque en casa no tengamos una temperatura ideal para dormir, es vital para conciliar el sueño. Sin el correcto descanso, los niños pueden desarrollar problemas de memoria y de concentración e, incluso, hay estudios que vinculan la falta de sueño con la toma de decisiones erróneas. Por eso, acostumbrar a nuestros hijos desde pequeños a conciliar el sueño y tener una serie de rutinas que los ayuden a dormir con calor es básico en su crianza.

Es cierto que no todos los niños pueden dormir con calor o conciliar el sueño rápidamente, especialmente en la etapa en la que son bebés, debido a las necesidades de alimento y atención, pero a medida que van creciendo y desarrollándose es posible que nuestros hijos quieran quedarse despiertos más tarde de la hora adecuada para ver la televisión o jugar. Para mejorar este comportamiento y facilitarles que puedan conciliar el sueño, podemos seguir estos consejos.

Pautas para conciliar el sueño con calor:

  1. Haz que realicen cierta actividad física por la tarde: se trata, preferiblemente, de realizar alguna actividad al aire libre, pero si el tiempo no acompaña también se pueden realizar juegos en casa. Es mejor que sea a media tarde y no justo antes de ir a dormir.
  2. Cuida la cena: se deben evitar los azúcares y también hay quien desaconseja las proteínas en las cenas de los menores, puesto que aportan energía de alta estimulación. Por otro lado, los carbohidratos en general calman los ritmos del cuerpo. 
  3. Respeta los horarios: para que puedan conciliar el sueño es importante que se levanten y se acuesten siempre a la misma hora; de esta forma, se ajusta el reloj biológico con la cantidad de luz para que el cuerpo distinga el día de la noche. Con niños algo mayores, puedes llegar a un acuerdo sobre la hora de acostarse: dejar que estén despiertos un rato más de lo habitual los fines de semana, por ejemplo.
  4. Crea una rutina de sueño específica: esto los ayudará a bajar la intensidad poco a poco. Realizar una lectura juntos en voz alta permitirá, además, crear lazos familiares.
  5. Controla las condiciones de sueño: la temperatura ideal para dormir y la ropa cómoda los ayudarán a conciliar el sueño. Deja un vaso de agua junto a la cama por si pudieran necesitarlo; así no se levantarán en plena noche.
  6. Finalmente, comparte con ellos un gesto de apego y de cariño, como un beso y una caricia antes de dormir.

Si sigues estos consejos, conseguirás que tus hijos se acostumbren poco a poco a dormir con calor y podrán conciliar el sueño rápidamente, puesto que la rutina los predispondrá para el sueño en poco tiempo.