Infantil

8 juegos divertidos para fiestas infantiles

abr 2015
Juegos divertidos para fiestas infantiles.

Muchas veces, cuando organizamos la fiesta de cumpleaños de nuestros hijos, nos preocupamos más por la merienda para todos los niños que por realizar juegos divertidos para entretenerlos durante la celebración. Es verdad que la fiesta de cumpleaños es el momento ideal para estrenar todos los nuevos juegos que reciba el cumpleañero, pero conviene tener algunas ideas de juegos fáciles para niños y conseguir que disfruten con actividades nuevas para ellos.

En este artículo os proponemos 8 juegos divertidos para fiestas infantiles.

La momia es uno de esos juegos divertidos al que se puede jugar cuando están empezando a llegar los invitados. Se envuelve a uno de los niños con vendas (podemos usar un rollo de papel higiénico) y el siguiente invitado en llegar a casa ha de adivinar de qué niño se trata. Si acierta, lo disfrazaremos a él en su lugar y seguiremos el juego hasta que hayan llegado todos los niños. Si no queremos gastar mucho papel, podemos ocultar solo la cara de la momia, dejando un espacio para los ojos.

En las fiestas para niños de 4 a 8 años, aproximadamente, podemos jugar a enanos y gigantes. El adulto ha de decir «enanos» y los niños han de ponerse en cuclillas. Al decir «gigantes», tendrán que ponerse de pie. Hay que ir jugando con las palabras cada vez más rápido, o más despacio, para que los niños se muevan. Si se equivocan, se les puede descalificar o ayudar a aprender de los errores.

La zapatilla por detrás es uno de los juegos divertidos de siempre para fiestas infantiles. Todos los niños han de estar sentados en corro y uno, con la zapatilla en la mano, comienza a dar vueltas alrededor del círculo cantando la canción: «A la zapatilla por detrás, tris tras, ni la ves ni la verás, tris tras. Mirad arriba, que caen judías; mirad abajo, que caen garbanzos. ¡A dormir, a dormir, que vienen los Reyes Magos!».

Al terminar la canción, los que están en el corro cierran los ojos y cuentan hasta diez. Mientras, el que la lleva debe dejar la zapatilla detrás de alguno de los jugadores sentados sin que nadie lo vea o lo note. Al llegar a diez, los jugadores sentados miran detrás de ellos y el que encuentra la zapatilla, la coge y sale corriendo detrás del que la lleva. Si lo alcanza antes de dar tres vueltas y le da con la zapatilla, el pillado se la vuelve a quedar; si no lo alcanza, el que lleva la zapatilla será el que se la quede en el turno siguiente.

Otro de los juegos fáciles para niños es dibujar a ciegas, seguro que se divierten mucho. Con los ojos vendados, los niños han de estar sentados a la mesa (mejor con un mantel de papel), con un papel y un lápiz. El adulto nombrará algunos objetos, y los niños deberán dibujarlos. Cuando les quitemos las vendas, seguro que se divierten comparando los dibujos.

Seguro que a los niños les gustará jugar a buscar al extraterrestre, una variante de la gymkhana de toda la vida. Al principio de la fiesta, avisamos a los niños que un extraterrestre se ha llevado algo de la casa (podemos mencionar un tesoro, la tarta de cumpleaños o un regalo para cada uno de ellos) y les podemos enseñar las «huellas» que ha dejado en algún lugar de la casa. Vamos dándoles pistas y al final podrán encontrar el tesoro escondido.

Cazar objetos es uno de esos juegos divertidos que nunca falla. LLenamos una caja con objetos de diferentes formas y colores: vasos de plástico, tapones, bolígrafos, peluches... Debe haber tantos objetos como invitados al cumpleaños menos uno. Ponemos música para que los niños bailen y, cuando se pare, todos han de correr a la caja y sacar un objeto. El niño que no lo consiga, quedará eliminado. Sacamos un objeto de la caja y repetimos. Así hasta que queden uno o dos niños y les demos un premio al final.

En un cumpleaños también podemos proponer juegos de letras para niños o juegos para aprender vocabulario. Para jugar al cajón de las palabras, sentamos a todos los niños en el suelo y uno de ellos comienza diciendo «tengo un cajón que dentro tiene un»... balón, por ejemplo. El siguiente niño ha de repetir la frase, pero diciendo un objeto que comience con la siguiente letra del abecedario, sin repetir palabras ya dichas. Proponemos un tiempo máximo, 30 segundos y, si en ese tiempo no se ha dicho una palabra, se descalifica al niño y seguimos algunas rondas más. Gana el último jugador sin fallar.

El cajón de las palabras tiene variedades, como limitarlo a frutas (sin necesidad de seguir el orden alfabético, para los niños más pequeños) o repitiendo la serie completa de palabras dichas en esa ronda (para niños mayores). Es uno de los muchos juegos para aprender palabras que podemos usar con niños.

En fiestas para niños de entre 2 y 5 años, aproximadamente, podemos jugar a aprender los números hasta 10 en inglés dando palmas. Para ello, colocamos a los niños en círculo. El adulto se coloca en el centro y enseña los números en inglés a los niños dando distintos números de palmas. Por ejemplo, dice: «One», da una palma y espera a que los niños repitan «One» dando una palma. Luego el adulto dice: «Two», y da dos palmas, y así hasta 10. Se repite la secuencia en orden varias veces y luego, de forma aleatoria. Gana el último jugador en fallar.

Los juegos fáciles para niños en inglés permiten al niño aprender sin darse cuenta. El inglés puede adquirirse fácilmente a edades tempranas. En nuestros centros, te podemos contar cómo trabajamos con los más pequeños con Kumon English.

Si, además de estos juegos divertidos, buscas amenizar las fiestas de tus hijos con manualidades, cada niño podrá llevarse a su casa lo que haya preparado.