Palabras que inspiran, del fundador Toru Kumon

Toru-Kumon-2

«Nunca es suficiente; siempre se puede mejorar»

En esta sección nos gustaría presentar algunos extractos de los mensajes de Toru Kumon que inspiraron a profesores y miembros del personal de Kumon, y que datan de la época en la que se fundó la empresa. De hecho, en la actualidad seguimos compartiendo la misión y los valores de Toru Kumon, pues tienen una gran importancia en nuestro trabajo diario. Esto ha sido esencial para garantizar que Kumon continuara su desarrollo durante más de medio siglo y se convirtiera en la empresa que es en la actualidad.

  1. Los niños nacen con un potencial ilimitado: todos los niños pueden destacar desarrollando sus capacidades a través del estudio en el punto ideal. Esa es la razón por la que digo: «¡Inténtalo! O nunca descubrirás tu verdadero potencial».
  2. «Nunca es suficiente; siempre se puede mejorar»: no haremos progresos si pensamos que algo «es lo bastante bueno». Incluso si, en este momento, uno no tiene confianza en sí mismo, debería tener confianza en su «yo del mañana» y creer firmemente que podrá orientar mejor mañana si sigue aprendiendo hoy. Como profesores de Kumon, darse cuenta de que uno es «imperfecto» y tratar siempre de mejorar son principios de un valor incalculable.
  3. Obtener los mejores resultados con el menor esfuerzo: lograr los mejores resultados en el más breve espacio de tiempo, es decir, la idea de una alta eficacia, es fundamental en el método Kumon. Las hojas de estudio de Kumon mejoran la eficacia del aprendizaje porque omiten detalles superfluos, lo que nos permite alcanzar metas más altas que si tratáramos de incluir todo el contenido que se cubre en el currículo escolar.
  4. Avanzar más allá del nivel del nivel escolar: la principal cualidad del método Kumon es, por encima de todo, la posibilidad que ofrece de superar el nivel correspondiente al curso escolar. El método Kumon no sirve solamente para mejorar el rendimiento de los estudiantes en sus clases de matemáticas, lengua materna y lengua extranjera. Se trata más bien de que, a base de experimentar y aprender a estudiar de forma autodidacta estas materias, los niños sean capaces de cultivar la capacidad de aprender por sí solos lo que ellos deseen sin necesidad de que nadie se lo enseñe. Kumon es un método educativo que capacita a los estudiantes para que puedan llegar a ser personas autónomas.
    Queremos que nuestros alumnos avancen más allá del nivel de su curso escolar y experimenten por sí mismos cómo se pueden estudiar materiales que nunca antes han visto mediante un aprendizaje autodidacta.
  5. La culpa no es del niño: el método Kumon se basa en la convicción de que, si algo no va bien, la culpa no es del niño. Es nuestra obligación descubrir el potencial de cada uno y ofrecerle la posibilidad de estudiar en su punto ideal. De este modo, no solo padres y profesores, sino que los propios niños (y esto es lo más importante) serán los primeros en sorprenderse de su inesperado crecimiento y empezarán a confiar en su capacidad. De esto trata principalmente el método Kumon.
  6. Aprender de los niños: incluso si los alumnos dan señales de no ser capaces de resolver un ejercicio de la forma que se les ha enseñado, los profesores nunca se darán cuenta a menos que estén buscando esas señales y tengan la capacidad de reconocerlas. Si no hacen un esfuerzo para orientar a los niños en punto ideal de estudio, los profesores nunca serán capaces de aprender de ellos.
  7. Punto ideal de estudio: una de las mayores virtudes del método Kumon es que ofrece el punto ideal de estudio mediante una orientación individualizada, hecha a medida para ajustarse a la capacidad de cada alumno. La capacidad de los niños cambia continuamente, por eso es importante determinar lo que es ideal en cada etapa de su desarrollo.
    Cuando a los niños no se les proporciona el punto ideal de estudio, pueden empezar a sentir que es su culpa si no obtienen buenos resultados, lo que puede tener implicaciones muy negativas para su futuro. Solo con poder estudiar en su punto ideal, desarrollan su capacidad de forma natural y disfrutan al tiempo que avanzan.
  8. Autodidactismo: para que los niños progresen, resulta más eficaz satisfacer su deseo de crecer que obligarlos a avanzar intentando saturarlos de conocimiento. Se puede obligar a un niño a estudiar hasta un límite, pero el potencial de crecimiento mediante el aprendizaje autodidacta es infinito.
  9. La educación debe ser individualizada: cada ser humano tiene un nivel diferente de capacidad. Si tomáramos, por ejemplo, una clase de 40 estudiantes, observaríamos que sus niveles de destreza en distintas áreas variarán desde el más capacitado (el primer puesto) hasta el menos capacitado (en el puesto 40). Así pues, si en vez de utilizar el formato de clase tradicional, en el que los estudiantes están limitados por el curso al que pertenecen o por la edad, debemos optar por ofrecer educación individualizada que está hecha completamente a medida para adaptarse al nivel de capacidad de cada estudiante, ya que creemos que esta es la mejor forma de desarrollar al máximo la capacidad de cada uno.
    Si no estamos limitados por el nivel del curso, podemos conseguir que los alumnos que presentan más capacidad vayan dos, tres, cuatro e incluso más años avanzados en su estudio. Al mismo tiempo, con los menos capacitados, podemos iniciar su estudio tres o cuatro años por debajo del curso al que pertenecen. No obstante, observaremos que muy pronto alcanzan el nivel del curso al que pertenecen, e incluso lo superan.
  10. Animar a los estudiantes a que sigan leyendo incluso después de haberse graduado en la universidad: el verdadero valor del método Kumon es que permite a los alumnos desarrollar la mentalidad que se requiere para el autodidactismo y adquirir suficiente experiencia en este tipo de aprendizaje para que se convierta en un hábito. Debemos dejar que los niños experimenten la alegría de aprender de forma autodidacta y que avancen por su cuenta. Esperamos que, posteriormente, sigan aprendiendo por sí solos, incluso después de salir al mundo real y convertirse en personas proactivas en todas sus acciones.

Contenidos relacionados