Infórmate

Lo que necesita tu hijo para empezar el nuevo curso escolar no se guarda en la mochila

06/09/2017

Las herramientas que necesita tu hijo para afrontar con éxito el nuevo curso escolar son capacidades y habilidades imprescindibles para aprender. Un niño estimulado, motivado y con buenos hábitos de estudio vivirá su paso por el colegio como una experiencia realmente positiva.

Todos los niños tienen un gran potencial de aprendizaje. El secreto está en desarrollar sus capacidades desde la infancia. En los centros Kumon, los profesores se adaptan al ritmo y a las necesidades de cada alumno, que puede empezar desde los 2 años de edad.

¿Por qué Kumon?

El método Kumon impulsa el aprendizaje autodidacta ; trabajamos en el concepto de «aprender a aprender», buscamos que el alumno sea capaz de aprender por sí solo y disfrute de la motivadora sensación de poder decir «¡Lo he conseguido!».

Para ello, el material didáctico se estructura de tal forma que el alumno adquiere herramientas fundamentales como la concentración, la autonomía, el hábito de estudio y las ganas de aprender.

Kumon se caracteriza también por la individualización. Los profesores elaboran un plan de evolución personalizado y adaptado al ritmo de cada niño. Todos los niños pasan por unas etapas determinadas durante su desarrollo, pero no todos ellos las afrontan al mismo tiempo. Por eso es importante identificar el punto ideal de estudio de cada uno.

El material didáctico está estructurado para que el avance sea paulatino y esté apoyado siempre en conocimientos previos. El profesor de Kumon orienta a cada alumno y dirige su evolución ayudándose de un material repleto de pistas y ejemplos que lo ayudan a construir su propio conocimiento.

La actitud del profesor de Kumon es muy importante porque es este quien presta atención, realiza un seguimiento personalizado y motiva al alumno. El profesor de Kumon ayuda a desarrollar destrezas educativas asociadas a conceptos emocionales como la pasión por aprender, entre estas otras:

Atención y concentración. En el proceso de aprendizaje es esencial rentabilizar el tiempo de estudio. Esto no es más que entrenar la capacidad para empezar y terminar una tarea, seguido y sin interrupciones. Al principio, estar concentrado 3 o 5 minutos puede ser un gran reto para un niño, pero en Kumon ejercitamos la capacidad de atención para que cada alumno la mejore, poco a poco y respetando su ritmo, y que al final pueda llegar a estar 20 minutos rindiendo al máximo. No hace falta más; no es una cuestión de cantidad de tiempo, sino de eficacia a la hora de estudiar.

Buenos hábitos. El éxito, en cualquier actividad, se basa en la constancia, en el esfuerzo repartido durante todo el camino, día a día, paso a paso. La finalidad que perseguimos con el método Kumon es que el alumno sea capaz de gestionar su tiempo, planificarse y adoptar una actitud y un comportamiento positivos ante el estudio. Con tan solo unos minutos de dedicación al día, los resultados a largo plazo son espectaculares. Los niños interiorizan la rutina de trabajo y disfrutan de las ventajas de ser disciplinado.

Busca tu centro Kumon más cercano y prueba 15 días gratis hasta el 31 de octubre.