Educar en positivo II: aprender de los errores

10/07/2013

En cualquier proyecto que emprendamos en la vida, y en la resolución de cualquier tarea escolar, siempre están presentes el miedo al fracaso y la gestión de la frustración. Pero, así como nunca reñimos al niño que se muerde las uñas, tampoco reprendemos al alumno que comete errores, sino que buscamos que aprenda de ellos siguiendo un modelo de crianza o educación en positivo. ¿Y cómo lo conseguimos?

Con Kumon tus hijos sacarán siempre la máxima nota.

Con Kumon tus hijos sacarán siempre la máxima nota.

Cuando los padres o el profesor encuentran un error en la tarea de Kumon del alumno, procede a señalar el ejercicio equivocado para que sea el propio alumno quien analiza ese error y lo corrige en busca del resultado correcto.

En este proceso, recibirá tantas oportunidades como sean necesarias, porque cada intento forma parte del aprendizaje, hasta hallar la respuesta correcta. Así, la nota de cada cuadernillo siempre será la más alta y, de esta manera, se fomenta la motivación diariamente.

En esta forma de aprendizaje destaca un aspecto crucial: poco a poco el alumno perderá el miedo a equivocarse, puesto que tomará conciencia de que, después de esos errores, habrá una nueva oportunidad de hacer las cosas mejor y alcanzar siempre la respuesta correcta.

Para que esto sea una realidad, el error ha de ir acompañado de una reflexión y una nueva oportunidad de resolver el ejercicio aplicando lo aprendido en esa reflexión.

Terminamos con una cita de Churchill: «El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin llegar a perder el entusiasmo». ¿Qué te parece? ¿Has conseguido que tu hijo asimile el error como una oportunidad para aprender? Esperamos tus respuestas en Facebook, Twitter y Google +.