Solicita información

Lidón Sobrino, franquiciada Kumon Castellón - Gumbau

«En febrero de 2012, abrí mi franquicia como profesora de Kumon. Por fin conseguía lo que me propuse hace casi dos años, cuando mi hermana, conocedora de mis inquietudes, me abrió los ojos frente a este proyecto. Recabé toda la información que pude sobre el método y pensé: "Disfruto con la educación y me encanta trabajar con niños y adolescentes; ¿por qué no intentarlo?". Contacté con la Oficina regional de la Comunidad Valenciana y Murcia, y a partir de ese momento tomé conciencia de mi reto.

»Fue un largo recorrido, en el que fui pasando por entrevistas, formaciones, exámenes y prácticas. Todo ello me permitió conocer a fondo la metodología, el día a día del trabajo y, lo más importante, el equipo humano de Kumon, personas que apostaron por mí desde un principio, sin las cuales hoy no estaría aquí trabajando, y que pueden dar fe de mi perseverancia, pues pese a haberme encontrado con muchas dificultades a lo largo de este tiempo, en vez de desanimarme, solo sirvieron para hacerme más firme en mis propósitos.

»A día de hoy, ya desde mi centro, puedo afirmar que la experiencia está siendo muy gratificante para mí. Por una parte, me siento muy segura en mi trabajo gracias a la preparación que he recibido; por otra parte, puedo contar en todo momento con el apoyo de todos los profesionales que forman Kumon; y por último, a pesar de las horas y del esfuerzo diario que supone trabajar bien, me siento plenamente realizada al finalizar la jornada. Ahora solo me queda consolidar mi centro y que el mayor número de niños conozca Kumon para ayudarles a desarrollar al máximo sus capacidades de aprendizaje.

»Para terminar, me gustaría dar un par de consejos a todas aquellas personas que se estén planteando ser profesores de Kumon. El primero es que se informen bien y valoren sus aptitudes para este tipo de trabajo, y el segundo, que si se animan, saquen el máximo partido a todo el periodo de formación que se recibe.»